Valor en salud
Valor en salud
Valor en salud
Síguenos en...

Actualidad - Entrevistas

13-11-2013

Entrevista a ROBERTO MARÍN

¿Cuál es tu experiencia profesional y cuánto tiempo llevas en la actividad actual?

Me formé como especialista en Farmacia Hospitalaria en el Hospital Universitario Virgen del Rocío (2004-2008), al terminar la residencia realicé una estancia formativa en el Jackson Memorial Hospital (Miami, EE. UU.). Posteriormente, gracias a una beca del programa TALENTIA, pude completar mi formación en la Universidad de Londres, con el Master en Farmacia Clínica y Política Farmacéutica Internacional de la School of Pharmacy (2008-2009) y en el Buckinghamshire NHS Trust (Londres) en el área de Cuidados Críticos y Urgencias; con especial dedicación a la investigación clínica y la selección de nuevos medicamentos. Volví a España en 2010 como Farmacéutico Investigador en el CAIBER (Investigación Biomédica en Red) del Hospital Universitario Virgen del Rocío; continué trabajando en el mismo centro hasta 2012 como Facultativo Especialista de Farmacia Hospitalaria responsable del área de enfermedades infecciosas y ensayos clínicos. Actualmente trabajo adscrito a la Subdirección de Farmacia del Servicio Andaluz de Salud, donde realizo labores de asesoramiento técnico a diversas comisiones centralizadas de evaluación de medicamentos (uso off-label, guía farmacoterapéutica de hospitales…) y colaboro en el mantenimiento de los sistemas de información de la especialidad. Soy secretario del Comité de Ética de la Investigación del hospital desde mayo de 2011 y miembro del grupo coordinador de GENESIS en la SEFH.

¿Qué destacarías como lo mejor de tu carrera profesional?

En primer lugar, la posibilidad de formarme en un hospital de referencia y dentro del Servicio Andaluz de Salud, que desde hace tiempo viene desarrollando políticas innovadoras en el ámbito de la Farmacia. Por otro lado, ha sido excepcional la posibilidad de conocer a fondo la práctica en Farmacia Hospitalaria en modelos sanitarios muy diferentes, como el de EE. UU. y Reino Unido. Y por último, formar parte del grupo GENESIS-SEFH ha sido una de las mejores experiencias profesionales que he podido disfrutar: por lo aprendido de los componentes del grupo, por la posibilidad de trabajar a fondo en la metodología de evaluación de nuevos fármacos, sin dejar de lado la toma de decisiones continua que implica nuestra práctica, y por el impacto que este trabajo ha tenido a nivel nacional.

¿Y lo peor?

Lo peor es la falta de entendimiento entre profesionales de diferentes ámbitos, que en teoría deben estar unidos por un objetivo común: mejorar la atención al paciente manteniendo la excelencia y sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud. Creo que este problema tiene diferentes causas (intereses comerciales externos, falta de organización o carga de trabajo) pero debemos abordarlo en conjunto para mejorar la situación actual.

¿Cómo ves el futuro?

El futuro lo veo muy próximo, pero no por ello menos incierto (lo cual resulta todo un reto para los agentes implicados). En el área de evaluación de nuevos medicamentos estamos en un momento de toma de decisiones (fijación de precios en base al valor, grupos de posicionamiento terapéutico…) y el panorama nacional está cambiando a un ritmo vertiginoso; sin embargo, mantenemos los interrogantes que impiden que la toma de decisiones sea homogénea: qué metodología debemos utilizar, quién y dónde debe tomar las decisiones o cómo se garantiza la equidad en un modelo diverso como el Sistema Nacional de Salud.

Como participante en los Premios Profesor Barea 2013, ¿qué opinión te merecen este tipo de actividades?

Mi opinión de la iniciativa es muy positiva, creo que fomento un campo de trabajo poco premiado, a pesar de contar con un gran número de profesionales altamente cualificados y especializados. La gestión sanitaria tiene un impacto enorme en la calidad asistencial del sistema y en el paciente, en último término. Mi única crítica sería la falta de un baremo puntuación público sobre el cual se conceden los premios.

Ha sido excepcional la posibilidad de conocer a fondo la práctica en Farmacia Hospitalaria en modelos sanitarios muy diferentes, como el de EE. UU. y Reino Unido

 

Lo peor es la falta de entendimiento entre profesionales de diferentes ámbitos, que en teoría deben estar unidos por un objetivo común: mejorar la atención al paciente manteniendo la excelencia y sostenibilidad del SNS

El futuro lo veo muy próximo, pero no por ello menos incierto (lo cuál resulta todo un reto para los agentes implicados)