Valor en salud
Valor en salud
Valor en salud
Síguenos en...

Actualidad - Entrevistas

21-01-2015

Entrevista a JULIÁN ILLANA RODRÍGUEZ

¿Cuál es su experiencia profesional y cuánto tiempo lleva en la actividad actual?

Tras terminar la residencia de Medicina de Familia, trabajé en diversos centros de salud de la Región de Murcia y posteriormente de la provincia de Huesca. Desde noviembre de 2011 soy responsable de la Dirección de Atención Primaria del Sector Sanitario de Huesca.

¿Qué destacaría como lo mejor de su carrera profesional?

Sentir que tu trabajo ha servido para que las personas que han necesitado atención sanitaria en tu área de influencia puedan haber sido atendidos adecuadamente. Cuando me dedicaba a la consulta clínica resultaba muy reconfortante ayudar a los pacientes o acompañarlos en el proceso evolutivo de su enfermedad, pero no era consciente de la importancia que supone disponer de los recursos necesarios para llevar a cabo esa atención. El bagaje en el ámbito de la Gestión Sanitaria me ha aportado una visión global de la sanidad. He podido apreciar aspectos que resultan de enorme trascendencia para que los profesionales del ámbito clínico puedan atender con la máxima calidad a nuestros pacientes. Laboralmente, esto supone una experiencia extraordinaria.

Luego están las personas que me he encontrado en el ámbito del trabajo. La gran mayoría, magníficos profesionales, muchos de ellos con una capacidad técnica altísima y algunos menos con una implicación admirable. En el plano personal, de esta etapa me llevo un grupo de amigos que, espero, no se diluya con el tiempo.

Y lo peor?

Los ataques personales como consecuencia de algunas decisiones tomadas. La gestión sanitaria en épocas convulsas, con recursos muy limitados y ambiente político enrarecido, puede suponer que algunas personas no distingan el plano personal del profesional. Algunos confunden deseo con necesidad y no entienden que la gestión supone tomar decisiones, algunas veces, desagradables. Un gestor responsable debe ajustarse a la legalidad vigente y a la escasez del momento. Creo que era Maquiavelo quién decía que “En el mundo, cambian las personas pero no los personajes”. La figura del crítico irracional o interesado siempre ha existido y existirá. En cualquier caso, con el paso del tiempo uno se da cuenta de que la naturaleza de los soberbios es mostrarse insolentes en la prosperidad y abyectos en la adversidad. No hay que perder mucho el tiempo pensando en ellos.

¿Cómo ve el futuro?

Soy muy optimista, quizá demasiado, pero esto no debería apartarme de la realidad. En el ámbito sanitario, según mi punto de vista, el modelo actual está abocado a un cambio radical o a su desaparición. Profesionalizar la gestión sanitaria, cambiar el modelo retributivo y de contratación, revisar la cartera de servicios… Estas y muchas otras medidas, que creo necesarias, no se podrán tomar sin el consenso de los grandes partidos y los agentes sociales. Espero que antes de que la situación sea irrecuperable se tome el impulso necesario en este sentido y podamos disfrutar de un sistema sanitario sostenible y de calidad por muchos años.

Como miembro del Comité de las XII Jornadas de Gestión y Evaluación de Costes Sanitarios,  ¿qué opinión le merecen este tipo de actividades y que destacaría de este evento en concreto?

Este tipo de encuentros son necesarios para ampliar la perspectiva de tu trabajo. Conocer y reflexionar sobre las experiencias de otros lugares hace mejorar la gestión diaria e impulsa la innovación. 

El hecho de que se apueste por una ciudad como Huesca para acoger unas jornadas con tanto prestigio como las de la Fundación Signo, debe hacer sentir orgullosos a todos los oscenses y, en especial, a los responsables sanitarios de Aragón. Durante unos días, Huesca va a acoger a las mentes más brillantes del panorama de la Gestión Sanitaria en España. Por ello, debemos poner en valor que se apueste por una ciudad como Huesca y así, los que vivimos en ella, acoger a los visitantes con nuestra mejor actitud, demostrando que, la desconocida capital del Alto Aragón está llena de magníficas personas.

En el plano personal, de esta etapa me llevo un grupo de amigos que, espero, no se diluya con el tiempo.

 

Algunos confunden deseo con necesidad y no entienden que la gestión supone tomar decisiones, algunas veces, desagradables

En el ámbito sanitario, según mi punto de vista, el modelo actual está abocado a un cambio radical o a su desaparición