Valor en salud
Valor en salud
Valor en salud
Síguenos en...

Actualidad - Entrevistas

13-07-2015

Entrevista a Elena Oliva Dámaso

¿Cuál es su experiencia profesional y cuánto tiempo lleva en la actividad actual?

Soy médico especialista en Nefrología desde el año 2006, y he ejercido desde ese momento como facultativo especialista de área en el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, que es el hospital donde me formé como nefróloga. Desde entonces me he dedicado a la Nefrología Clínica, y en el 2008 comencé a trabajar en la consulta de soporte a Primaria como nefrólogo consultor. 

¿Qué destacaría como lo mejor de su carrera profesional?

De mi carrera profesional resaltaría sin duda a las personas que he conocido a lo largo de mis años ejerciendo como médico, así como lo que me han enseñado y aportado. Destacaría el trato con los pacientes y el poder ayudar a aquellos que en un momento determinado tienen algún problema de salud que yo les puedo ayudar a resolver, o en determinados casos simplemente sobrellevar. Por otro lado, es también muy gratificante el poder trabajar en un ambiente de respeto y apoyo a la investigación e innovación. Aquí me gustaría resaltar la figura del coctor José Carlos Rodríguez Pérez que, aparte de incansable trabajador, es un gran profesional tanto a nivel médico como de gestión de recursos humanos como jefe de Servicio. Desde el primer momento en que le comenté el proyecto Nefroconsultor lo vio con entusiasmo y me prestó todo su apoyo y experiencia. 

¿De qué manera los cambios de los últimos años le han afectado en la práctica clínica?

En cierto modo hemos progresado en áreas de apoyo que abarcan desde la bioinformática a la robótica, pasando por la genómica, transcriptómica y proteómica o, como en nuestro ámbito de especialidad, por el conocimiento del microbioma. Pero la esencia de la práctica clínica como acertadamente señala el profesor Rozman, "la ejerce el hombre, dotado de capacidades para una actuación inteligente, técnicamente idónea y moralmente correcta". En mi modesto criterio, en este último aspecto debemos esforzarnos por practicar y transmitir a las nuevas generaciones dos pilares fundamentales como son el actuar de modo magnánimo y humilde. La calidad del acto profesional está seriamente condicionada por estas variables. A ello cabría añadir la exigencia y el esfuerzo personal en tareas que van desde el estudio al interés mantenido por la formación continuada.

Los cambios han incrementado nuestra capacidad tecnológica, pero es posible que hayamos descuidado el componente ético y nuestra calidad humana. 

¿Y lo peor?

Lo peor es la impotencia que se siente en aquellos casos en los que la medicina se ve limitada, y ver el sufrimiento de pacientes y familiares, sin que uno pueda hacer más que ofrecerles consuelo. A veces es también descorazonador ver limitada la investigación e innovación por falta de recursos, pero por otro lado, el tesón, el empeño y el entusiasmo de aquellas personas que creen en lo que hacen y en sus ideas permiten que la medicina siga avanzando.

Cómo ve el futuro?

Creo que el futuro de la medicina y de la profesión médica pasa invariablemente por las nuevas tecnologías, tanto a nivel de investigación básica como a nivel profesional y en la relación con los pacientes. Creo que en un futuro cercano, nuestra concepción actual de la medicina y nuestra forma de actualizarnos y relacionarnos con los pacientes serán muy distintas a las actuales, y está en nuestras manos desarrollarlas e incorporarlas a nuestra práctica médica cotidiana. 

Como participante en los Premios Profesor Barea, ¿qué opinión le merece este tipo de premios y qué destacaría de su trabajo en concreto?

Me parece que los Premios Profesor Barea son una iniciativa innovadora que reconocen el esfuerzo de los profesionales que forman parte de las instituciones sanitarias de cara a mejorar la calidad asistencial, mantener la sostenibilidad del sistema sanitario actual y de poder ofrecer una atención sanitaria de calidad, redundando todo ello en beneficio de los pacientes.

De nuestro trabajo destacaría que es una aplicación que ha sido desarrollada por médicos y para médicos, como herramienta de apoyo a las decisiones clínicas que se han de tomar en la consulta. Así mismo, creemos que puede favorecer una mayor aplicabilidad y adecuación a las guías de actuación clínica desarrolladas por las distintas sociedades médicas, minimizando la variabilidad clínica interprofesional, y redundando todo ello en una mejor atención a los pacientes con enfermedad renal crónica, así como en una mayor eficiencia en la gestión de recursos. 

"El tesón, el empeño y el entusiasmo de aquellas personas que creen en lo que hacen y en sus ideas permiten que la medicina siga avanzando"

"En un futuro cercano, nuestra concepción actual de la medicina y nuestra forma de actualizarnos y relacionarnos con los pacientes serán muy distintas a las actuales, y está en nuestras manos desarrollarlas e incorporarlas a nuestra práctica médica cotidiana"

"Nefroconsultor es una aplicación que ha sido desarrollada por médicos y para médicos, como herramienta de apoyo a las decisiones clínicas que se han de tomar en la consulta"