Valor en salud
Valor en salud
Valor en salud
Síguenos en...

Actualidad - Entrevistas

17-02-2016

Entrevista a VICENÇ MARTÍNEZ IBÁÑEZ

Miembro del Comité Organizador de las XIII Jornadas de Gestión y Evaluación en Salud

Patrono de la Fundación

Gerente del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona


 

¿Cuál es su experiencia profesional y cuánto tiempo lleva en la actividad actual?

 

Soy especialista en Cirugía Pediátrica. En el 76 acabé Medicina; empecé la residencia en Cirugía Pediátrica, en el Hospital Universitario Vall d’Hebron, de Barcelona; tras la residencia me fui un año, a Estados Unidos, para trabajar en investigación en Cirugía Neonatal. En el 80 entré de adjunto en el Hospital Vall d’Hebron.

En 1984 volví a Estados Unidos para estudiar el Trasplante Hepático, en Pittsburgh. El 7 de junio de 1985 hice el primer trasplante hepático infantil de España, en Cataluña, y, después, seguí como coordinador del Programa de Trasplantes Hepáticos, hasta el 96, cuando dejé el trasplante.

En el 99 fui a San Francisco y, después, a Philadelphia, y en el 2000 iniciamos un programa nuevo, que fue pionero en España, de Cirugía Fetal; operábamos primero en animales, después en clínica e hicimos, en 2001, la primera Cirugía Fetal operando madres gestantes, que fue muy bien. Entonces era jefe clínico de Cirugía Pediátrica; en el 2001, jefe del Servicio de Cirugía Pediátrica, en el Hospital Universitario Vall d’Hebron; en 2002, coordinador de todo el Hospital Materno-Infantil, y, en 2006-2011, simultaneaba jefe de Servicio con la gestión de Procesos Quirúrgicos.

En abril del 2012 separé los únicos siameses vivos, que hay en Cataluña. Y, en mayo, siendo yo jefe del Servicio, hacía un mes que había separado los siameses, me ofrecieron ser gerente, en Girona, para integrar dos instituciones sanitarias, donde estuve desde mayo de 2012 hasta enero de 2015. En febrero me nombraron Gerente del Hospital Universitario Valle d’Hebron, que es mi hospital de toda la vida, y ahí estoy, desde febrero de 2015 hasta ahora, un año.

¿Qué destacaría como lo mejor de su carrera profesional?

 

Lo mejor, para mí, han sido las dos innovaciones en las que fui pionero en España, y casi en Europa. El trasplante hepático infantil, que tuve el honor y privilegio de ser el cirujano que operó el primer trasplante infantil hepático, el 7 de junio de 1985. Y, luego, fui pionero, en el estado español, en la Cirugía Fetal, que lo empezamos a realizar nosotros en 2001.

 

 

¿Y lo peor?

Lo peor, para mí es, a veces, la falta de comprensión de los jefes. Y la mala experiencia, en un par de casos, en los que viví dos complicaciones muy graves durante la cirugía in extremis, de rescate, con resultado de muerte.

¿Cómo ve el futuro?


El futuro siempre es mejor que peor, aunque haya de todo, claro. El futuro, en Medicina, habrá un cambio espectacular, en menos de diez años, que se tendrán que cambiar hasta las maneras de enseñar. Ya se debían haber modificado, no se ha hecho, pero llegará un momento que no se podrá seguir así.

Y, si me preguntas hace un año, estaría más optimista pero, ahora, últimamente, espero que la gente sea más inteligente y más razonable. El futuro, en mi opinión, necesita de una visión más amplia, más allá de lo que es salud, no tan cerrada, in situ, de Hospital, Primaria, hemos de hacer una salud integrada, y, esto, es fácil de decir pero muy complicado de hacer, porque hay muchas resistencias, mucha vanidad y resistencias. Y lo tenemos que cambiar los que, de alguna manera, tenemos esta visión. Y hay que enseñar, a la gente joven, que esto no puede seguir así, y que tienen que mirarlo con una visión global, trabajar en equipo, interdisciplinar, podemos ser especialistas en distintas cosas pero hemos de ser expertos en algo, sino no sirve para nada.  

Como nuevo patrono, ¿cómo ve el futuro de la Fundación?


Le tengo mucho respeto a la Fundación Signo, entiendo que tiene mucho prestigio, a pesar de que es un colectivo, relativamente pequeño, y, si la Fundación hace las cosas con contenido en salud, que tiene posibilidad y capacidad, ha de ser una fuente de inspiración y de acción en todos aquellos stakeholders del ámbito de salud. Todo lo que hagamos lo debemos hacer bien, porque nos van a leer y nos van a, de alguna manera, seguir, lo que decimos, o lo contrario de lo que decimos, pero vamos estar allí. Por tanto, es importante que digamos las cosas con argumentos, con sentido común, viendo la realidad que existe en nuestro país. En este sentido, veo a la Fundación como importante, significativa, relevante.

El futuro lo tenemos que hacer nosotros, soy nuevo y, en ese sentido, estoy abierto a la historia de la propia Fundación, y, por tanto, hemos de ser leales a los fundadores, desde el profesor Barea a todo el equipo y su entorno, haciendo el seguimiento de lo que realmente es la Fundación y, así, mantener el prestigio. Y, por otro lado, debemos hacer un seguimiento inteligente de la realidad en salud de nuestro país y, en base a ella, recomendar y actuar.

Lo mejor, para mí, han sido las dos innovaciones

en las que fui pionero en España, y casi en Europa.

El trasplante hepático infantil, que tuve el honor y

privilegio de ser el cirujano que operó el primer

trasplante infantil hepático, el 7 de junio de 1985.

Y, luego, fui pionero, en el estado español, en la

Cirugía Fetal, que lo empezamos a realizar nosotros

en 2001






"El futuro, en mi opinión, necesita de una visión más amplia,

más allá de lo que es salud, no tan cerrada, in situ,

de Hospital, Primaria, hemos de hacer una salud

integrada, y, esto, es fácil de decir pero muy

complicado de hacer, porque hay muchas resistencias,

mucha vanidad y resistencias. Y lo tenemos que cambiar

los que, de alguna manera, tenemos esta visión"


"Es importante que digamos las cosas con argumentos,

con sentido común, viendo la realidad que existe

en nuestro país. En este sentido, veo a la Fundación como importante, significativa, relevante"