Valor en salud
Valor en salud
Valor en salud
Síguenos en...

Actualidad - Noticias

El Servicio de Nefrología del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín estudia los factores psicológicos de la enfermedad renal crónica para mejorar la adherencia a los tratamientos

13-11-2013

Junto con el Centro de Diálisis RTS investiga qué variables clínicas se relacionan con trastornos emocionales en pacientes con esta enfermedad y las posibles vías para mejorar su estado psicológico y su calidad de vida.

 

El Aula de Pacientes acogió hoy la sesión 'Implicaciones psicológicas de la enfermedad renal crónica. Adherencia al tratamiento del paciente en diálisis'

El Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín -adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias- celebró hoy miércoles, 30 de octubre, el Aula de Pacientes ‘Implicaciones psicológicas de la enfermedad renal crónica. Adherencia al tratamiento del paciente en diálisis’, impartida por el doctor José Carlos Rodríguez, jefe del Servicio de Nefrología y Tais Pérez, psicóloga del Centro de Diálisis RTS. En ella, los especialistas abordaron junto con pacientes y familiares los aspectos psicológicos de esta enfermedad, lo que se comienza a denominar Psiconefrología.

El Servicio de Nefrología, junto con el Centro de Diálisis RTS, lleva a cabo desde hace 3 años estudios de investigación sobre el papel de distintos factores psicológicos en las personas con enfermedad renal crónica. Han publicado diversos artículos sobre las implicaciones psicológicas en la poliquistosis renal autosómica dominante (PQRAD), la prevalencia de ansiedad y depresión en PQRAD y variables que influyen en la satisfacción del paciente en diálisis.

En la actualidad los estudios se centran en investigar qué variables clínicas se relacionan con trastornos emocionales en pacientes con enfermedad renal crónica, en evaluar la adherencia al tratamiento y estudiar posibles vías de solución, algunas de ellas ya puestas en marcha en el Servicio de Nefrología. La enfermedad renal crónica todavía no tiene cura, por lo que ya desde su diagnóstico afecta al bienestar psicológico de quien la padece.

La enfermedad renal crónica es un problema de salud pública importante, con una prevalencia en la población adulta es de un 11%. El 56% de los pacientes con esta enfermedad que están diálisis tiene depresión y un 47% ansiedad. Esto significa –señala la psicóloga Tais Pérez- que no estamos solo ante un proceso que impacta en las condiciones físicas de los pacientes sino también en su estado psicológico y emocional, y por tanto, en su calidad de vida.

“La satisfacción vital –indica la psicóloga- es, en gran medida, la valoración subjetiva que hacemos de las distintas coordenadas físicas, psicológicas, sociales y ambientales que nos rodean en relación con nuestra salud. Las coordenadas físicas abarcan los síntomas de la enfermedad que tengamos y los efectos secundarios de los tratamientos. Y las coordenadas psicológicas comprenden los problemas psicológicos. Pero también, el entorno del individuo, es decir sus relaciones con el resto de personas y el apoyo social que reciben, y el entorno ambiental que incluye su espacio residencial y hospitalario. A peor estén estos aspectos, menor será nuestra satisfacción vital. Por otro lado, cuando estos factores sumen de manera positiva, estaremos más satisfechos vitalmente”.

Los aspectos psicológicos que influyen en la enfermedad renal crónica son, a nivel  cognitivo, lo que pensamos de la enfermedad: la valoración del riesgo, el concepto de la naturaleza de la enfermedad, sus causas y consecuencias, el pronóstico subjetivo y la posibilidad de influenciar su curso, las creencias acerca del tratamiento disponible y la habilidad personal para realizar los procedimientos de cuidado personal.

A nivel afectivo está la reacción emocional del paciente hacia la enfermedad y sus consecuencias: miedo, ansiedad, depresión, vergüenza, culpa, resentimiento e ira son emociones que pueden aparecer en diferentes estadios del proceso y pueden abarcar desde una reacción normal hasta un evento traumático a nivel psíquico.

El nivel conductual incluye el cuidado personal, la forma de afrontamiento de las situaciones estresantes relacionadas con la enfermedad, la forma de comunicación con el personal médico, el grado de actividad física, el cambio de hábitos.