Valor en salud
Valor en salud
Valor en salud
Síguenos en...

Actualidad - Noticias

El Hospital Dr. Negrín aborda los últimos avances en el tratamiento de la esquizofrenia

26-11-2014

Destacados expertos se darán cita entre el 27 y el 29 de noviembre en las XVI Jornadas de Actualización en Salud Mental, organizadas por el servicio de Psiquiatría

El Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín -adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias- acoge los días 27, 28 y 29 de noviembre las XVI Jornadas de Actualización en Salud Mental. Las jornadas, organizadas por el servicio de Psiquiatría, se dedicarán en esta ocasión a los avances en el tratamiento de la esquizofrenia, considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como uno de los trastornos más discapacitantes y asistencialmente prioritarios de este siglo. 

Las jornadas reunirán a destacados expertos para abordar la prevención y tratamiento de la sintomatología negativa de la esquizofrenia, uno de los aspectos más desafiantes del tratamiento de este trastorno y que requiere un dominio multidimensional.

La esquizofrenia afecta al 1% de la población. Según OMS, la padecen 45 millones de personas en todo el mundo, 400.000 en España.

El coste económico relacionado es enorme, tanto en el consumo de recursos asistenciales como en el gasto directo del tratamiento. Sin embargo, la heterogeneidad clínica, pronóstico y su diferente respuesta al tratamiento hacen que las necesidades y cuidados de los pacientes no sean homogéneos.

Los síntomas negativos


De acuerdo a los conocimientos actuales de la investigación en psiquiatría, se define la esquizofrenia como una enfermedad genética y del  neurodesarrollo, que  provoca  síntomas  positivos, negativos  y cognitivos.

Muchas veces, la persona es incapaz de resolver situaciones que antes de la enfermedad le resultaban fáciles y naturales, como hablar con la gente, concentrarse en los estudios o en el trabajo, expresar libremente sus emociones y disfrutar de la vida. A estos síntomas se les denomina "síntomas negativos", pues el paciente pierde habilidades que antes tenía.

La existencia de estas sensaciones pueden conducir, en distinto grado, hacia la pérdida de interés, a descuidar su arreglo personal, abandonar sus aficiones, mostrarse reacios a colaborar en las tareas de casa, y mostrarse indiferentes en sus relaciones sociales y afectivas.

Siguiendo el desarrollo de las nuevas políticas sanitarias para las personas con trastornos mentales graves, se ha hecho necesario incorporar la medición de la calidad de vida en la evaluación de los resultados del tratamiento. Este concepto es de naturaleza esencialmente subjetiva y se tiene en cuenta la capacidad funcional, el estado y bienestar psicológico, las interacciones sociales y la situación económica. En este sentido, el funcionamiento social, definido como la capacidad de conseguir y mantener un autocuidado apropiado, una labor productiva y relaciones interpersonales significativas, sería un determinante central.

También es posible hablar de la funcionalidad: La presencia de estos síntomas disminuyen drásticamente la “capacidad de funcionar” del paciente.

Tratamiento

Existen relativamente pocos tratamientos para los “síntomas negativos”. Los síntomas negativos pueden ser más estables que los positivos, y comúnmente comienzan a emerger muy temprano en el curso de la esquizofrenia, incluso antes del desarrollo de los síntomas positivos. A nivel farmacológico no hay una evidencia sólida.

Diversos tratamientos psicosociales pueden ser beneficiosos para mejorar algunos aspectos de los síntomas negativos. Por ejemplo, el entrenamiento en las habilidades sociales puede reducir las limitaciones funcionales y reforzar la competencia social en las áreas de cuidado personal, trabajo, tiempo libre y relaciones familiares. En general, este enfoque ha sido bastante infrautilizado en la práctica clínica.