Valor en salud
Valor en salud
Valor en salud
Síguenos en...

Actualidad - Noticias

Doctor Joan Rodés, un ejemplo en lo personal y profesional

10-01-2017

La Fundación Signo comparte el pesar por la desaparición del Dr. Joan Rodés, una notable figura de nuestro sistema sanitario, al que queremos homenajear como expresión de reconocimiento por su contribución profesional y humana.

En la trayectoria del Dr. Rodés se suman de manera singular los tres componentes curriculares que, con frecuencia, se citan como parte de la excelencia en la profesión médica: la asistencia, la docencia y la investigación. En su caso, además, hay que añadir un cuarto elemento, el de la gestión que desarrolló como director médico y director general de su centro de toda la vida, el Hospital Clínic de Barcelona.

Pero,más allá de este recorrido, lo que convierte en singular su trayectoria es que en cada una de estas estaciones fue innovador, impulsor de cambios, capaz de generar acuerdos alrededor de nuevos proyectos y generador de experiencias de éxito. Todo ello, añadido a su personal naturalidad, le convirtió en una de las personas más influyentes de nuestro sistema sanitario, con un reconocimiento difícilmente cuestionado. Y es precisamente en algunos de los rasgos de su facultad para plantear con sencillez cuestiones complejas, su humildad y capacidad de empatía y su tesón, en los que se esconden algunas claves de su éxito y de su reputación.

Desde su profesión médica ha sido considerado el padre de la hepatología en España, que convirtió en especialidad y de la que ha sido referente internacional. En esta línea, ya fuera de la asistencia, y siendo ya Presidente del Comité Asesor del Ministerio de Sanidad, su última gran aportación fue la presidencia del Comité Científico que elaboró el Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C. 

Joan Rodés formó parte del grupo de profesionales del Hospital Clínic que, en los años setenta, tomaron conciencia de la importancia de la formación continuada y de la investigación. Aportando medios propios tomaron la iniciativa de becar anualmente a un grupo de profesionales para completar su formación en el extranjero. A su vez, convencidos de que la labor de investigación redunda en la calidad de la asistencia, apostaron por la creación de estructuras investigadoras que culminaron en la creación del IDIBAPS (Instituto de Investigaciones Biomedicas August Pi Sunyer), del que Rodés fue director entre 1996 y 2008, convirtiendo al Clínic en líder de la investigación biomédica.

También como gestor fue capaz de participar e impulsar un singular proyecto de gestión clínica, el de los Institutos Clínicos, que transformaría la organización clásica del hospital en un modelo en el que los profesionales adquieren un rol de responsabilidad y autonomía en la gestión de los recursos, muy relevante. Demostró, en su paso por la gestión, que algunas de las “grandes cuestiones” que se debaten en nuestro sistema (la relación profesionales-gestores, la colaboración público-privada, las formulas de gestión...) pueden simplificarse y desnudarse de protagonismos, lo que los hace más sencillos y viables.

Finalmente cabe insistir en su afabilidad, su capacidad pedagógica, su falta de retórica vacía y su accesibilidad. Los múltiples reconocimientos no impidieron nunca que se expresase con claridad y con honestidad. Un ejemplo personal y profesional.