Valor en salud
Valor en salud
Valor en salud

Las enseñanzas de la crisis del Covid-19 en la gestión hospitalaria

Las enseñanzas de la crisis del Covid-19 en la gestión hospitalaria

Francesc Moreu
Socio Director de Moreu y Asociados   /   04-04-2020   /   0 COMENTARIOS   /  A+ | a-

Seguro que todavía es demasiado pronto para evaluar con rigor el impacto del Covid-19 en la gestión hospitalaria pero sí que ya se intuyen toda una serie de consideraciones que quisiera compartir con los lectores de este blog.

Con la llegada de la pandemia se ha producido un nuevo punto de ruptura del modelo social que en los últimos 50 años tenia sus precedentes en el 1973 con la primera crisis del petróleo y la liquidación del modelo social vigente tras el fin de la segunda guerra mundial.

El del 1989 con la caída del muro de Berlín y el advenimiento según Fukuyama del “fin de la historia” entendida por Marx y Hegel como la evolución de la sociedad hacia un fin que tras la citada caída no es otro que el modelo democrático liberal y el mercado como sumo hacedor de la actividad económica.

El tercero se produce en el 2008 con la caída de Lehman Brothers y la profunda crisis financiera, económica y de valores  que desde entonces sacude el mundo y que cuando todavía sus consecuencias no habían sido metabolizadas con el alumbramiento de una nueva sociedad postcapitalista sufre una nueva convulsión que apenas hace un mes no podíamos  ni siquiera imaginar a causa del ya citado Covid-19 y que replantearan de nuevo la bases de la nueva sociedad que saldrá tras esta crisis.

Al ser el modelo de salud un submodelo de sociedad, si cambia esta debe cambiar aquel y como consecuencia el rol de todos sus actores.

En mi opinión los cambios que a continuación refiero no se circunscribirán al periodo agudo de la citada pandemia sino que se convertirán en hábitos permanentes en el modelo de gestion hospitalaria.

1-La gestion de la pandemia ha difuminado, salvo aspectos muy concretos, la tradicional división por especialidades y ahora es cuestión de la atención medica sin distinción de especialidades (recordemos la discusión sobre especialistas o expertos o la apuesta de la referencia de la Industrie 4.0 por los “profesionales híbridos”.

2-Los ciudadanos acuden mucho menos a los hospitales incluso en casos tan urgentes como el código ictus, cuya declaración ha caído un 20%.Obviamente en este caso no debe dejar de irse al hospital pero tal vez pueda ser este un indicador de un nuevo comportamiento de los ciudadanos ante la demanda que expresan de la atención hospitalaria.

3-El trabajo en equipo multidisciplinario se ha visto extraordinariamente reforzado sin batallitas de me toca o no me toca alrededor del objetivo común de restituir la salud en función de lo posible.

4-Las motivaciones trascendentes de los profesionales se sitúan muy por delante de las extrínsecas (las vinculadas a las condiciones laborales) e incluso de las intrínsecas que son las que satisfacen las motivaciones individuales, lo que puede generar una nueva dinámica de implicación y compromiso.

5-Los profesionales conceden a la calidez tanta importancia como a la calidad científica y técnica. Los ciudadanos han redescubierto a unos profesionales que habían etiquetado de funcionarios y la enfermería, por fin, está adquiriendo un protagonismo social que se le negaba.

6-La capacidad ociosa de los hospitales era muy grande por su baja productividad y ahora, cuando hay que hacer de la necesidad virtud, aparece con toda claridad. Otra cosa son las situaciones de contingencia (ante las cuales los gestores se están batiendo el cobre de valiente) pero de normal hay que planificar sobre la mediana.

7-La Salud Pública, la visión poblacional y la lectura epidemiológica, consideradas de segunda división frente al I+D de “prestigio” se muestran imprescindibles y la “i”, la innovación, a partir de lo ya existente, una estrategia básica para encontrar soluciones donde aparentemente no las hay.

8-La separación entre Salud y Dependencia esta pasando una factura intolerable a la gente mayor. No puede continuar esta separación por lo que un modelo de “human centricity” es una necesidad ineludible.

9-Los recortes de estos 10 años están pasando factura y es una situación que no puede repetirse. Esta situación debe revertirse tanto en lo que toca a las condiciones laborales de los profesionales como en lo tocante a las infraestructuras y equipamientos.

10-Ello no nos debe hacer volver locos cuando pasado el tsunami nos replanteemos el modelo de bienestar y salud que deberemos reinventar pero mirando hacia delante y no hacia atrás.

Cuando iba al colegio me contaban que la época moderna comenzó en el 1492 con el descubrimiento de América y ahora, sin darnos cuenta estamos viviendo otro 1492 que deberemos protagonizar.

¡Cuidense!

No hay comentarios

Haga un comentario

Simple catpcha image
Top