Valor en salud
Valor en salud
Valor en salud

Actualidad - Entrevistas

30-08-2012

Antonio Gamero

Responsable de la Unidad de Control de Absentismo

Hospital Virgen de la Macarena

Mejor comunicación en la categoría 06 Gestión de Recursos Humanos

“Enfoque y propuesta de un sistema de gestión y control del absentismo laboral en un centro hospitalario público”

 


¿Cuánto tiempo llevas?

Soy licenciado en Ciencias del Trabajo, en la especialidad de recursos humanos, y diplomado en Relaciones Laborales por la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. Comencé a desarrollar funciones en la Administración Pública en el año 86 en el Hospital Virgen Macarena, que pertenecía a la Universidad de Sevilla y poco después se integró en el Servicio Andaluz de Salud. En 1990 aprobé unas oposiciones del Insalud y estuve destinado en el servicio de mantenimiento del Hospital Comarcal de Llerena hasta finales de 1991, cuando volví al Hospital Virgen Macarena. En 2004, me presenté a una convocatoria de Jefe de Servicio de hostelería y estuve ahí desarrollando funciones hasta finales de 2008. Actualmente tengo una plaza en propiedad como técnico de gestión en función administrativa y soy el responsable de la Unidad de Control de Absentismo, que depende de la Subdirección de Recursos Humanos del Hospital Virgen Macarena. Hago funciones operativas que normalmente siguen tres grandes líneas funcionales. La primera consiste en la coordinación con las unidades médicas de valoración de incapacidades, la agilización de citas para pruebas diagnósticas y el envío de informes que demandan los inspectores médicos para el seguimiento de la valoración de las incapacidades temporales de nuestros trabajadores. Una segunda línea consiste en la información y comunicación con directivos y directores de unidades de gestión clínica, a través de cuadros de mando, informes, comparativas, estimaciones y alertas en el desvío de los objetivos y de la situación del absentismo laboral en nuestra área. Y por último, la formación y el asesoramiento de nuestros directivos y mandos intermedios, que son piezas clave en la gestión y el control del absentismo laboral.

¿Qué ha sido lo mejor?

 

En los más de veinticinco años de experiencia en el sistema sanitario público, lo mejor ha sido que al tener distintas ocupaciones dentro de los organigramas de los hospitales, he conocido a muchos y buenos profesionales. Un hospital es una fuente continua de aprendizaje y eso ha fortalecido mis competencias, al tener oportunidad de participar en diferentes proyectos, enriqueciendo mi formación. He tenido la suerte de haber encontrado a grandes profesionales con mucha experiencia.

Entre estos grandes profesionales, están mis compañeros y coautores de la comunicación que hemos presentado en las jornadas, José Antonio Lora y Manuel Martínez; les conocí en mi etapa de estudiante en la universidad y seguimos colaborando en diferentes proyectos a pesar de pertenecer cada uno a áreas hospitalarias distintas. También quisiera destacar la implicación de los diferentes equipos directivos de mi hospital, que han entendido que una buena gestión y control del absentismo en una organización supone un ahorro de costes directos e indirectos. En estos últimos años, se ha dado un salto de calidad y un avance importante en este sistema de gestión y control de absentismo, que actualmente estamos aplicando con buenos resultados en distintos hospitales. Este sistema de gestión del absentismo está basado en cuatro pilares básicos: el plan de gestión y control de absentismo, como un elemento catalizador de todas las medidas a implantar, la creación de una herramienta de gestión encargada de tomar decisiones e implantar estrategias como es la Comisión de Absentismo, la unidad de control de absentismo y, por último, la formación.

 

¿Qué ha sido lo peor?

Intento no pensar en lo negativo. Cuando algo no sale como esperas, siempre se tiene una nueva oportunidad de mejorar; por tanto, intento sacar lo positivo de todas las cosas.

¿Cómo ves el futuro?

La situación económica que estamos atravesando ha generado una corriente de cambio, que está produciendo ajustes dentro de nuestro sistema sanitario público. Por eso, lo veo como una oportunidad de mejora, que tenemos la obligación de aprovechar. En cuanto a la repercusión de estas medidas en el absentismo laboral, he observado un descenso en niveles de incidencia, producido por el anuncio de estas medidas de recorte; no obstante, quiero destacar que estas medidas de recorte están influyendo de forma negativa en la motivación de nuestros trabajadores, que son nuestro mayor capital. Si tenemos en cuenta que la falta de motivación es una de las principales causas por las que un trabajador puede decidir no acudir a trabajar, nos podemos encontrar con un posible mayor interés a mantener la presencia física en los puestos, por miedo a perder más capacidad económica. Por tanto, se prevé un incremento en el absentismo presencial. Tendremos que estar atentos a esta amenaza para convertirla en una nueva oportunidad de mejora.

En las XI Jornadas de Valladolid 2012 presentasteis la comunicación “Enfoque y propuesta de un sistema de gestión y control del absentismo laboral en un centro hospitalario público”, que quedó entre las mejores de las jornadas. ¿Qué supuso la presentación de esta comunicación?

 

El absentismo laboral probablemente sea el fenómeno más complicado de gestionar dentro de una organización y, en general, se encuentra poco atendido a pesar de los altos costes que esto genera. Existen pocas organizaciones que integran en sus objetivos estratégicos su control y gestión de forma sistematizada. El origen de esta comunicación se remonta a una detección de necesidad formativa en nuestros mandos intermedios, porque observamos que no disponían de competencias suficientes para gestionar y controlar nuestro absentismo laboral. Propuse al grupo de trabajo realizar el diseño de una actividad formativa que atendiera esta necesidad y diseñamos lo que luego se ha denominado el Curso de Gestión y Control de Absentismo Laboral, que está acreditado porla Agenciade Calidad Sanitaria de Andalucía y se imparte a mandos intermedios y directivos de las distintas áreas hospitalarias. Como consecuencia de la interacción de nuestros alumnos en estos cursos y a través de la observación de experiencias en los recursos humanos de nuestros centros, decidimos enfocar y plantear un sistema que sirviera de modelo para la gestión y control del absentismo en nuestra área hospitalaria. Una vez que se aprobó y se realizó, se decidió realizar la comunicación y pasarlo a otros foros como propuesta. Nuestro compañero Manuel Martínez ya había presentado trabajos en otras jornadas, y decidimos que estas jornadas eran un referente con prestigio dentro de la gestión y que nuestro trabajo compartía el lema de estas jornadas, que era reorganizar el sistema. Por otro lado, entendíamos que el escenario actual era el idóneo para presentar nuestra comunicación. Cuando recibimos la agradable noticia de que habían elegido nuestro trabajo dentro de las ocho mejores comunicaciones, que la elevaban a ponencia y que optaba al premio de mejor comunicación, nos alegramos mucho, porque es el reconocimiento de una entidad con el prestigio de la Fundación Signoy eso recompensa nuestro esfuerzo.

 

“Este sistema de gestión del absentismo está basado en cuatro pilares básicos: el plan de gestión y control de absentismo, como un elemento catalizador de todas las medidas a implantar, la creación de una herramienta de gestión encargada de tomar decisiones e implantar estrategias como es la Comisión de Absentismo, la unidad de control de absentismo y, por último, la formación”

Antonio Gamero junto a José Antonio Lora
y Manuel Martínez coautores de la comunicación.

 “En el absentismo laboral, he observado un descenso en niveles de incidencia, producido por el anuncio de estas medidas de recorte; no obstante, quiero destacar que estas están influyendo de forma negativa en la motivación de nuestros trabajadores, que son nuestro mayor capital”