Valor en salud
Valor en salud
Valor en salud

Actualidad - Entrevistas

25-04-2022

Carmen Sáez Nieto

FEA de Geriatría en el Hospital Universitario Infanta Sofía (Madrid)

Premio 19.ª edición de los Premios Profesor Barea 2021 en la modalidad de “Desarrollo profesional para la mejora de la atención sanitaria”

 

Desarrollo de un programa de atención continuada y coordinación con residencias del Hospital Universitario Infanta Sofía a propósito de la pandemia COVID-19

Autores: Dña. Noemi Anguita Sánchez, Dña. Carmen Sáez Nieto, Dña. Pilar Bernáldez Bonilla, Dña. Elena García Paños y D. Jorge Francisco Gómez Cerezo

Fundación para la Investigación e Innovación Biomédica de los Hospitales Henares e Infanta Sofía. Madrid

Carmen Sáez, FEA de Geriatría en el Hospital Universitario Infanta Sofía (Madrid), fue la encargada de recoger el premio al trabajo Desarrollo de un programa de atención continuada y coordinación con residencias del Hospital Universitario Infanta Sofía a propósito de la pandemia COVID-19 en la 19.ª edición de los Premios Profesor Barea de la Fundación Signo, celebrada el pasado mes de octubre en el Congreso de los Diputados. Estos galardones reconocen la labor de personas e instituciones que trabajan en proyectos inéditos o experiencias novedosas, finalizados o en fase avanzada de desarrollo, que suponen una mejora sustancial en la gestión y evaluación en salud.

 

El fruto de este trabajo ?impulsado por la Fundación para la Investigación e Innovación Biomédica de los Hospitales Henares e Infanta Sofía de Madrid? es un programa de atención sanitaria continuada dirigido al paciente institucionalizado que da cobertura a centros residenciales del área, prestando diferentes servicios para mejorar su atención y optimizar los recursos disponibles. ¿Puede exponer de forma breve en qué consiste y cuál es el estado en el que se encuentra su implementación?

 

Se trata de un recurso hospitalario dirigido a solventar a largo plazo y de una forma especializada las necesidades de los pacientes ancianos institucionalizados. Además, se basa en una coordinación multidisciplinar entre Atención Primaria, los centros residenciales y el hospital.

Está formado por un equipo multidisciplinar entre médicos especialistas en Geriatría y Enfermería y basa su asistencia en la Valoración Geriátrica Integral mediante telemedicina para detectar síndromes geriátricos, intervenir sobre ellos y optimizar los recursos hospitalarios de una forma dirigida.

Actualmente disponemos de consultas telefónicas, por videollamada, así como de una consulta presencial especializada en pacientes institucionalizados, de tal forma que evita demoras en la valoración de estos pacientes, así como aumentar la lista de espera para la consulta de Geriatría general.

¿Cómo surgió la idea de este proyecto? ¿Cuál es el contexto en el que se enmarca?

Todo comienza con la pandemia Covid-19, donde se ponen en evidencia los déficits en la atención sanitaria del paciente institucionalizado, reflejando mayor carga de enfermedad y diferentes síndromes geriátricos. Esta situación obligó a replantearse los programas de atención y coordinación entre hospitales y centros residenciales. Antes de la pandemia por Covid19 no existía en nuestro hospital ninguna estructura organizada para atender específicamente a las residencias del área.

Nuestra área tiene unos 350.000 habitantes y cuenta con 53 residencias, de las cuales más del 80 % son privadas o concertadas y presentan gran heterogeneidad en cuanto a tipo de residentes, tamaño, estructura y recursos. La extensión de nuestra área sanitaria hace que algunas de ellas se encuentren a más de 60 km del hospital y en zonas de difícil acceso.

Aunque este fue el contexto en el que se generó la necesidad, se ha intentado desarrollar un programa mucho más completo y dirigido, con el objetivo de dar cobertura a una asistencia sanitaria integral del paciente anciano, dejando a un lado la patología por Covid-19.

¿Qué objetivos de los planteados al inicio de esta experiencia se han conseguido y cuáles suponen todavía un reto?

Gran parte de los objetivos principales del proyecto se han conseguido de forma satisfactoria, ya que se ha llevado la asistencia especializada en geriatría al paciente institucionalizado de una forma más fácil y cómoda. Se ha conseguido sistematizar la Valoración Geriátrica Integral como una herramienta de evaluación del paciente institucionalizado y nos ayuda a detectar síndromes geriátricos, optimizar los traslados hospitalarios de forma dirigida, así como ser un apoyo a los médicos de las residencias en la toma de decisiones y manejo de patologías agudas y crónicas.

Asimismo, se ha mantenido el apoyo para el manejo médico y epidemiológico durante los brotes por Covid-19.

Otro de los objetivos conseguidos ha sido el conocimiento y contacto con la mayor parte de los profesionales de los centros residenciales, así como la coordinación con las Unidades de Apoyo a Residencias e incluso con geriatras de otros hospitales destinados a este recurso, que ha sido excelente. Esto se refleja en un manejo multidisciplinar y completo de la patología del paciente.

A pesar de que estamos contentos y satisfechos al haber conseguido los objetivos principales, consideramos aún margen de mejora en los mismos.

Nuestro hospital atiende un gran número de residencias y necesitamos aún un contacto más estrecho con muchas de ellas para hacer llegar de una forma más extensa nuestro objetivo.

También podemos continuar mejorando en el área de la valoración en urgencias, trabajando por una urgencia mejor adaptada a los pacientes geriátricos y formada en la detección y manejo de los síndromes geriátricos más frecuentes.

En esta línea, es necesario seguir trabajando en el conocimiento dentro del hospital de este recurso, con el objetivo de disminuir las hospitalizaciones y priorizar el manejo en el medio del paciente, siempre con una coordinación adecuada.

¿Cuáles son los resultados más destacables de este programa de atención sanitaria y qué implicaciones tienen en la calidad asistencial del paciente institucionalizado?

 

La implantación de un programa de atención especializada en Geriatría para pacientes institucionalizados contribuye a la mejora de la calidad asistencial en varios aspectos. Tiene a la valoración geriátrica integral como herramienta principal en la toma de decisiones. Con ella se adecuan las visitas a urgencias, a consultas externas e ingresos hospitalarios, realizando las imprescindibles, además de acortando las estancias hospitalarias gracias al refuerzo en la coordinación asistencial entre el hospital y los centros residenciales. De forma paralela, se evita el deterioro funcional y el delírium asociado al entorno hospitalario y, además, mejora la seguridad del paciente al lograrse una conciliación farmacológica y resolver dudas a tiempo real en cuanto a los tratamientos.

¿Cuáles son las características más novedosas o diferenciadoras de este trabajo en relación a otros similares? ¿Qué lo hace único?

Hay equipos similares en los demás centros hospitalarios de la Comunidad de Madrid, si bien, teniendo en cuenta la extensión del área sanitaria de nuestro centro, que cuenta con un gran número de residencias asignadas, distribuidas en una gran superficie, diría que la telemedicina es nuestro punto fuerte y diferenciador respecto a otros centros, donde la atención se puede realizar de una forma más presencial acudiendo a los diferentes centros residenciales. De esta forma, conseguimos estar en contacto continuo para las diferentes intervenciones que puedan ser necesarias.

Pero lo que realmente lo hace único es la extensión de la Geriatría tanto dentro como fuera del hospital, de forma transversal con otros especialistas y niveles asistenciales, así como con los centros residenciales. Esto, genera un equipo de trabajo multidisciplinar que otorga un punto de calidad que se merece la atención del paciente anciano.

El programa está dirigido por un equipo multidisciplinar de médicos geriatras y enfermeros. ¿Cómo valora la importancia del papel que desempeña Enfermería?

La valoración geriátrica integral también es la herramienta fundamental de aproximación al paciente geriátrico para el manejo y la toma de decisiones en Enfermería. Con ello se planifican los cuidados y se valoran las necesidades de cada paciente. El personal de Enfermería resulta fundamental para la ejecución del plan de cuidados y monitorizar la respuesta de la atención médica y de Enfermería, garantizar el cumplimiento terapéutico, realizar intervenciones de prevención, fomentar el autocuidado, realizar educación sanitaria tanto al paciente como a sus familias y coordinar al equipo de enfermería y auxiliares de los centros residenciales, así como garantizar la continuidad asistencial mediante la coordinación con profesionales de otros niveles asistenciales.

¿Cuál es la mayor aportación de este programa de atención continuada y coordinación con residencias desde el punto de vista de la gestión y/o evaluación de resultados en salud?

El programa permite un seguimiento más estrecho y la posibilidad de una intervención más temprana. Esto, en pacientes con alta carga de enfermedad, patologías crónicas con alto riesgo de descompensación y alta tasa se fragilidad, se traduce en ir un paso por delante, evitando que la situación de desequilibrio en la salud de estos pacientes avance hasta que la necesidad de acudir al hospital sea irreversible. Esto implica un descenso en la necesidad de vistas a urgencias y, por tanto, en hospitalizaciones. E incluso cuando estas son inevitables, la intervención es más tempranamente controlada. Con ello, disminuyen las complicaciones derivadas de la atención sanitaria.

¿En qué medida es aplicable o extensible este proyecto a otros hospitales, centros u organizaciones de salud?

La gran apuesta del proyecto está en la telemedicina, dirigiendo recursos materiales e informáticos, así como humanos, a la atención fuera del hospital, por tanto, es algo aplicable en la mayoría de los centros hospitalarios. Sería primordial, además, que hubiera una unidad entre el modo de coordinación, así como los recursos dirigidos por cada hospital a esta asistencia, para así poder trabajar en línea todos los hospitales de la comunidad con los centros residenciales.

Este trabajo ha obtenido el premio en la modalidad de Desarrollo profesional para la mejora de la atención sanitaria de la 19.ª edición de los Premios Profesor Barea 2021 de gestión sanitaria. ¿Qué significa este galardón para los autores y las instituciones promotoras?

Cuando nos enteramos de los premios Profesor Barea hacía poco que habíamos empezado a poner en marcha el proyecto y no confiábamos en poder obtener un reconocimiento así, pero aun así, nos arriesgamos porque nos transmitió confianza el leer otros trabajos que estaban publicados de ediciones anteriores.

Ahora que somos uno de los trabajos a publicar como ganador, sentimos agradecimiento por la confianza depositada, nos sentimos satisfechos por el esfuerzo que ha tenido su recompensa y con ganas de continuar trabajando y buscando mejoras. Para nosotros, implica un gran reconocimiento a un trabajo que ha supuesto un reto en nuestras carreras profesionales, pues llevar a cabo algo no establecido previamente dentro del ámbito sanitario es difícil.

Pero el mejor premio también ha sido conocer lo bonito y enriquecedor que es aprender a trabajar en equipo, el día a día, las risas, las preocupaciones, los agobios… todo hace que terminemos pensando como una misma mente y eso es maravilloso. Con esto espero animar a otros a llevar a cabo proyectos similares y a participar en concursos como este, a través de los cuales se da visibilidad a nuestro trabajo.

Usted fue la encargada de recoger el premio en el acto de entrega celebrado el pasado mes de octubre en el Congreso de los Diputados de Madrid. ¿Cómo valora la experiencia?

Innovadora, cercana y enriquecedora.

Innovadora porque me permitió conocer otros proyectos de otros centros y eso aporta ideas para continuar mejorando o incluso valorar la posibilidad y necesidad que puede tener tu centro de nuevos proyectos.

Cercana por la organización y ejecución de la gala; el apoyo de compañeros y amigos en la sala; así como el compañerismo de otros oradores. La cercanía y trato del comité ejecutivo, con palabras dirigidas y aplicables a cada uno de los trabajos, que eran capaces de interconectarlos unos con otros, hizo que todos nos sintiéramos parte de un mismo fin.

Finalmente, enriquecedora, porque fue una experiencia que endulzó el proyecto; además de fortalecerlo y hacerlo único, para continuar adelante con él.


“Se ha conseguido sistematizar la Valoración Geriátrica Integral como una herramienta de evaluación del paciente institucionalizado y nos ayuda a detectar síndromes geriátricos, optimizar los traslados hospitalarios de forma dirigida, así como ser un apoyo a los médicos de las residencias”.

 

“Se adecuan las visitas a urgencias, a consultas externas e ingresos hospitalarios, realizando las imprescindibles, además de acortando las estancias hospitalarias gracias al refuerzo en la coordinación asistencial entre el hospital y los centros residenciales”.

 

"El programa permite un seguimiento más estrecho y la posibilidad de una intervención más temprana. Esto, en pacientes con alta carga de enfermedad, patologías crónicas con alto riesgo de descompensación y alta tasa se fragilidad, se traduce en ir un paso por delante".

  

“La gran apuesta del proyecto está en la telemedicina, dirigiendo recursos materiales e informáticos, así como humanos, a la atención fuera del hospital, por tanto, es algo aplicable en la mayoría de los centros hospitalarios”.

“Sentimos agradecimiento por la confianza depositada, nos sentimos satisfechos por el esfuerzo que ha tenido su recompensa y con ganas de continuar trabajando y buscando mejoras. Para nosotros, implica un gran reconocimiento a un trabajo que ha supuesto un reto en nuestras carreras profesionales”.