Valor en salud
Valor en salud
Valor en salud

Actualidad - Entrevistas

15-06-2021

Entrevista a Francesc Iglesias

Adjunto a la Dirección del Institut Català de la Salut

Francesc Iglesias es especialista en gestión sanitaria, consultoría estratégica y administración pública de salud. Actualmente es adjunto a la Dirección del Institut Català de la Salut, gerente de la Fundació ICTUS y presidente de la Associació Superar l’ICTUS, además de colaborar en diversas iniciativas en los ámbitos de la innovación, estrategia, calidad y el desarrollo organizacional. Recientemente ha sido nombrado presidente para España de EIT Health, órgano europeo de innovación en sanidad. En esta entrevista, comenta aspectos fundamentales para el sector de la salud, como la innovación sanitaria, la reforma del Sistema Nacional de Salud, la transformación digital y el papel de las asociaciones de pacientes, entre otros.

 

La innovación se posiciona, cada vez más, como medio para el desarrollo económico, en todos los sectores en general y en el de la salud en particular. ¿Cómo valora el estado actual de la innovación en los hospitales y centros sanitarios españoles?

 

Hay muchas evidencias, cada vez más, de incorporación como contenido estratégico de la innovación en nuestro sistema de provisión.

Es una realidad incuestionable, pero creo que hay un margen de mejora muy amplio en el desarrollo y la ejecución de acciones innovadoras y la transferencia de las mismas en términos de resultados y valor real hacia los pacientes o de evaluación y diseminación.

Seguimos, en la mayoría de los casos, trabajando poco en red y relacionándonos esporádicamente con los diferentes proveedores y colaborando con poca intensidad en proyectos en partenariado público y privado.

 

¿Cree que la crisis sanitaria originada por el COVID-19 ha afectado de alguna manera al desarrollo de las innovaciones en el sector salud?

Es cierto que el COVID ha demostrado que ha sido una palanca de aceleración del desarrollo innovador, especialmente en los procesos y en el avance de ciertas iniciativas de transformación digital, más allá de la telemedicina convencional.

Hemos de aprovechar este esfuerzo para que se quede y maximice, incorporando la visibilidad que el sector salud ha adquirido y la aproximación de fondos de regeneración.

En este sentido, hay que realizar un esfuerzo para organizarnos con porfolios de proyectos verdaderamente disruptivos, claros y concretos, donde la innovación sea un factor imprescindible de transformación.

¿Cómo se podría orientar el futuro de la innovación en Sanidad para aprovechar su potencial como motor económico en nuestro país?

Un hecho incuestionable, desde mi punto de vista, es que la Sanidad no sólo genera gasto, es una inversión que genera riqueza. Debemos situar a la Sanidad como uno de los sectores económicos relevantes y prioritarios, incorporándola a otros que han venido siendo un clásico, como el turismo y la construcción.

Esto requiere cambios estructurales en la gobernanza y mayor agilidad, instrumentos y autonomía para los verdaderos liderazgos sobre el terreno. Permitir una revolución bottom up que estimule y acerque fondos a estructuras en red de proveedores de servicios sanitarios, ampliando su espectro de actuación, internacionalización y un verdadero fomento y estímulo a l@s profesionales.

También implica, no quedarnos en buenas intenciones sobre la centralidad del paciente y de los ciudadanos en la mejora de su salud, sino generando buenas prácticas, más eficientes y sostenibles, que puedan ser detectadas, evaluadas y extendidas.

¿Qué casos de éxito en innovación sanitaria destacaría a nivel de países o instituciones?

Los casos de éxito se están concentrando en grandes alianzas y partenariados orientados a la innovación realmente trasferible, en proyectos basados en la Medicina Basada en Valor, Medicina Personalizada, grandes plataformas digitales orientadas a patologías concretas que establecen modelos predictivos utilizando grandes bases de datos –Big Data, Data Lakes– que integran poblaciones de muchos países.

En todos ellos, la colaboración público-privada está siendo un factor crítico de éxito.

Actualmente lidera el primer ciclo de sesiones y debates Transformaciones y Mejoras del Sistema de Salud -en el que la Fundación Signo participa como avalista-, sobre las necesidades, exigencias y oportunidades para modernizar y hacer referente un nuevo modelo de salud. ¿Cuáles son las principales necesidades de reforma y transformación en nuestro Sistema Nacional de Salud?

En primer lugar, liderar este proyecto no hubiera sido posible sin el aval y la implicación de instituciones como Fundación Signo, SEDISA, ITEMAS y EIT Health Spain, que han creído en él y se han implicado en su organización, como también lo han hecho diversos sponsors que lo patrocinan. Animo a inscribirse gratuitamente.

  • Las principales necesidades de reforma y transformación se reflejan en la estructura del ciclo:
  • Identificar y estar convencidos de la necesidad de transformación.
  • Incorporarla a la gobernanza del sistema de forma sostenible, con nuevos liderazgos macro, meso y micro y reforzando el marco legislativo necesario.
  • Implicando, incorporando e integrando a los agentes transformadores: gestores, profesionales, pacientes y ciudadanos.
  • Utilizando como palancas de cambio la investigación, la innovación y la transformación digital.
  • Creyéndonos que podemos trabajar en términos de valor y resultado y generar riqueza.

 

En una de las futuras sesiones de este ciclo, se debatirá sobre la transformación digital como factor imprescindible de transformación del modelo. ¿Cuál es el papel de esta transformación digital en el nuevo modelo de salud?

He mencionado en la anterior pregunta la relevancia de la transformación digital. Siendo más concretos, no podremos avanzar sin un plan específico que ordene, guíe y facilite la transformación digital.

Su papel es determinante en la modernización y capacidad resolutiva del sistema, ya que genera resultados en términos de reducción de la variabilidad de cómo tratamos las diferentes patologías, genera eficiencia en el sistema y permite crecer e invertir adecuadamente nuestros escasos recursos. No transformarnos digitalmente supone transformarnos abruptamente y sin control, siendo realmente traumático para el sistema y para la sociedad.

Debemos elegir si lideramos esta palanca de cambio y la gestionamos adecuadamente o admitir un modelo caótico y desordenado que, a la vez, resultaría traumático y carísimo. O nos trasformamos o nos transformarán, podemos elegir, pero la inacción o las acciones aisladas pueden tener graves consecuencias.

 

Como director gerente de la asociación de pacientes Fundació Ictus, ¿de qué forma valora el papel de las asociaciones en el camino hacia este nuevo modelo sanitario?

Cierto, soy gerente de la Fundación ICTUS y presidente de la Asociación Superar el Ictus de Barcelona, porque, además soy paciente y conozco el impacto de esta patología, como puede suceder en otras instituciones, de otras patologías, con sus dirigentes.

Estas instituciones son y van a ser agentes del cambio del modelo, como ya lo hemos podido observar en, por ejemplo, las enfermedades minoritarias. Han sido estas organizaciones, colaborando a nivel europeo, verdaderas artífices e impulsoras a través de la Comisión Europea de la creación de las European Reference Networks de estas enfermedades. Esto ya es una realidad.

No se va a poder dar un paso firme hacia un cambio de modelo sin su participación en el mismo, y estoy convencido de que esto lo saben todos los agentes que intervienen en el sistema.

La sociedad organizada en estas asociaciones va a ser clave y fuerza para el cambio.

En el marco de la gestión sanitaria, la evaluación de los resultados en salud es una de las áreas preferentes de nuestra fundación. ¿Cómo se pueden medir los resultados desde el punto de vista del usuario/paciente?

Ya existen métodos y estructuras que realizan y posibilitan la medición de estos resultados, nada más hace falta integrarlos y exigirlos en todos los procesos de prevención, tratamiento y continuidad asistencial.

Tod@s los que trabajamos en el sector ocupando posiciones directivas conocemos experiencias como ICHOM – International Consortium for Health Outcomes Measurement – o la labor que realizan las distintas agencias de evaluación de nuestras Comunidades Autónomas o cómo muchos servicios sanitarios incorporan los mecanismos de medición de Experiencia Reportada por el Paciente (Patient Reported Experience, Prems) y de los Resultados Reportados por el Paciente (Patient-Reported Outcome Measure, Proms).

Hay muchos instrumentos y buenas prácticas a nuestro alcance, simplemente hay que generalizarlas, incorporarlas a los modelos de pago por servicios sanitarios e incorporar nuev@s líderes capaces de cambiar culturas organizacionales obsoletas y obstructivas.


Lo simple, en cambio, parece que no es lo mismo que lo sencillo.

 

Recientemente ha sido nombrado presidente para España de EIT Health, órgano europeo de innovación en sanidad. ¿Qué representa esta entidad para usted?

Quisiera, primero, agradecer a todos los partners componentes de la Asamblea de Socios de EIT Health Spain, su confianza y apoyo a la nueva Junta que presido junto a Mercè Segarra como vicepresidenta, vicerrectora de Emprendimiento, Innovación y Transferencia de la Universitat de Barcelona (UB), Josep Lluis Falcó como secretario, consejero delegado de Genesis Biomed, y al profesor del IESE Jaume Ribera; Elena Torrente, subdirectora de desarrollo de salud digital de la aseguradora DKV; y Ana María Carriazo, consejera técnica de Relaciones Institucionales de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, como vocales. Y el agradecimiento a la Junta saliente, presidida por Enrique Gómez por su estimable trabajo, base de partida de nuestra hoja de ruta.

También destacar que es un privilegio contar con una estructura que apoya y facilita enormemente la labor de la Junta, muy profesionalizada y eficaz, liderada por su CEO Cristina Bescos.

EIT Health supone un punto de encuentro de diferentes partners públicos y privados relacionados con contenidos de salud, educación y emprendimiento, generando proyectos conjuntamente con los otros HUBs ubicados en Europa con el fin de transferir resultados de mejora en salud y vida saludable a pacientes y ciudadanos de la Unión Europea.

En mi opinión, este modelo trasciende incluso a las actividades propias de esta entidad ya que nos invita a interrelacionarnos y hacernos visibles como agentes transformadores del sistema sanitario europeo.

Lo he podido comprobar en mi propia Institución, el Institut Català de la Salut, muchos de nuestr@s profesionales, de los ocho hospitales, de más del 70% de la Atención Primaria de Cataluña y nuestros 7 Institutos de Investigación, con independencia de la participación y los resultados en los procesos competitivos de EIT Health, están teniendo una oportunidad única de relacionarse con las mejores instituciones europeas relacionadas con salud, educación o aceleración de empresas, ya sean públicas o privadas.

Esto es una gran oportunidad y un privilegio.

La Fundación Signo tiene áreas de interés relacionadas con su actividad profesional como gestor sanitario. Además, participa como colaborador en nuestro blog. ¿Cómo nos ve actualmente a la fundación?

Hace ya unos años que participo frecuentemente de las iniciativas y actividades de la Fundació Signo, a la que agradezco siempre su interés en incorporarme y colaborar en las mismas.

Esto me ha permitido ver su evolución y progresión. En mi opinión, y especialmente en la actualidad de la Junta de Gobierno que la lidera, observo una clara vocación de apertura, modernización e incremento de acciones de posicionamiento como agente influyente en el sector, cada vez más incorporando contenidos y acciones centradas en los temas relevantes que son de interés para l@s directi@s del sector sanitario.

También percibo que va incrementando su presencia institucional y que ejerce un papel muy activo en buscar alianzas y sinergias con los diferentes agentes del sistema.

Fundación Signo es y será una institución aglutinadora de conocimiento y pensamiento estratégica a favor de la mejora de nuestro modelo de gestión sanitario.


“Hay que realizar un esfuerzo para organizarnos con porfolios de proyectos verdaderamente disruptivos, claros y concretos, donde la innovación sea un factor imprescindible de transformación”.

 

“No transformarnos digitalmente supone transformarnos abruptamente y sin control, siendo realmente traumático para el sistema y para la sociedad”.

 

“Fundación Signo es y será una institución aglutinadora de conocimiento y pensamiento estratégica a favor de la mejora de nuestro modelo de gestión sanitario”.