Valor en salud
Valor en salud
Valor en salud
Síguenos en...

Actualidad - Entrevistas

07-05-2018

Entrevista a BEATRIZ GONZÁLEZ LÓPEZ-VALCÁRCEL

Catedrática de Métodos Cuantitativos en Economía y Gestión de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y presidenta saliente de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS)

Jurado 16ª Edición Premios Profesor Barea 2018

 

 

Usted es Licenciada en Economía, pero pronto encamina sus pasos hacia la Economía de la Salud, ¿cómo ha sido esta evolución de su trayectoria profesional?

 

Siempre viví rodeada de médicos, así que cuando pensé en un tema o área para mi tesis doctoral, junto con el que entonces era mi director, pensamos que podría trabajar en un área muy incipiente en España en aquel entonces, la Economía de la Salud. Y, desde aquellos años, he seguido cada vez más implicada en el área.  

Directora del Máster Interuniversitario en Economía de la Salud y Gestión Sanitaria de las Universidades de Las Palmas y La Laguna, lo que nos lleva a un debate siempre sobre la mesa, ¿se debería profesionalizar la gestión sanitaria?

 

Es muy importante que los gestores sanitarios estén formados y conozcan herramientas fundamentales para la gestión, pero las técnicas y herramientas no dejan de ser instrumentales. Un buen gestor no solamente ha de ser un profesional formado en el campo “científico” de la gestión de organizaciones y empresas, también ha de poseer y cultivar cualidades humanas y habilidades sociales imprescindibles: empatía, ecuanimidad y sentido de la justicia, prudencia, capacidad de liderazgo, visión a largo plazo, capacidades para organizar equipos... 

Como investigadora, principalmente sobre Economía de la Salud relacionada con el hábito de fumar y el uso de drogas, ¿queda mucho por hacer en España en estos campos?

 

Queda por hacer, pero se ha avanzado muchísimo, tanto en el conocimiento que se tiene sobre la eficacia, efectividad y coste-efectividad de las políticas antitabaco como en su puesta en marcha. En España, la prohibición total de fumar en lugares públicos de 2011 ha supuesto un antes y un después para el tabaquismo como problema de salud. Los impuestos son otras medidas muy eficaces para animar los cambios de comportamiento hacia lo saludable. En este sentido, hay un gran margen de mejora en los impuestos sobre alimentos obesogénicos, como el del azúcar añadido a las bebidas que se ha puesto en marcha en algunos países y en Cataluña. Son impuestos que debemos liderar desde sanidad, precisamente porque Hacienda no tendrá incentivos para ponerlos en marcha en tanto que su mayor éxito sería recaudación cero: las personas cambian el refresco con azúcar por otro similar sin azúcar y no se recauda. Como el objetivo desde la perspectiva de la salud es reducir su consumo, el impuesto tendrá tanto más éxito cuanto menos recaude.  


También ha desarrollado su faceta investigadora hacia la gestión sanitaria, en este otro ámbito, ¿queda también mucho camino por recorrer?

 

La gestión sanitaria se renueva a sí misma continuamente, es impresionante la cantidad de experiencias de innovación en gestión, organización y financiación que se generan, algunas muy locales, otras más generales, algunas son colaboraciones transversales de carácter voluntario, otras veces son programas más regulados o formalizados. Los proyectos presentados a los premios de la Fundación Signo son un buen ejemplo de la riqueza que tenemos en este país. Muchos de ellos son realmente interesantes y prometedores. Es muy importante que se difundan y se den a conocer, para que unas organizaciones puedan “aprender en cabeza ajena” de los éxitos y de los fracasos o errores de otras. Llama la atención que muchas de esas innovaciones se generan localmente, pero podrían extenderse a otras organizaciones y áreas. También vendrían bien más experiencias de colaboración en la gestión entre niveles, con la red socio-sanitaria y entre comunidades autónomas.

Ahora que tanto se habla del perfil adecuado para ser un buen gestor sanitario, ¿qué tres cualidades opina que deberían ser fundamentales para ejercer correctamente este cometido?


1. Capacidad de liderazgo y visión a largo plazo.

2. Sentido de la proporción, ecuanimidad, justicia.

3. Preparación técnica.


Usted ha viajado a otros países como consultora, ¿cómo valoraría el sistema sanitario español en comparación con otros modelos internacionales?

 

El SNS español es el mayor logro social de la democracia, y lo hemos conseguido entre todos. Es un sistema solidario, de coste bajo y calidad alta. Nuestro cometido como ciudadanos, y el mío como economista de la salud, es poner esfuerzo y energía para que se consiga mantener en esos estándares. Un modelo de sistema nacional de salud como el nuestro, con cobertura (casi) universal y financiación por impuestos, es deseable y contribuye no solo a la salud sino también a reducir la desigualdad en renta, por la vía de las prestaciones en especie de atención sanitaria, y a la seguridad y paz social.

 

También ha sido docente en el departamento de Economía, MIT Cambridge, MA (EE.UU.), ¿qué percepción tienen otras instituciones de prestigio de las Universidades españolas? ¿Hay alguna cualidad o característica que considere sería importante implantar en España?


Creo que España tiene pendiente una reforma universitaria con cabeza para conseguir entrar en cotas de excelencia. Hay una atomización de universidades, tenemos problemas de endogamia y de primas a la mediocridad.  

El prestigio internacional de nuestras universidades no está suficientemente reconocido, ninguna se encuentra entre las 200 primeras del Academic Ranking of World Universities de Shanghái, pero paradójicamente hay países que apuestan por nuestros profesionales. En su opinión, ¿qué no estamos sabiendo transmitir o qué podría marcar un punto de inflexión?

España exporta profesionales que cotizan bien fuera. Es particularmente notable el caso de los médicos, pero también de los enfermeros, ingenieros y otros titulados. Un buen profesional no necesariamente ha de haberse formado en una buena universidad, hay una parte muy importante del capital humano que se adquiere extramuros de las universidades. Como les ocurre a los africanos, que pierden a los más capaces y sanos, algo así nos pasa en España: salen los más intrépidos, los que no tienen miedo a la aventura porque son ambiciosos y están preparados. 

  

Al hilo de la pregunta anterior, en referencia a la investigación, es preocupante la llamada “fuga de cerebros”, ¿cómo es posible que en España formemos investigadores, que destacan por su valía en otros países, pero dejamos que ese talento se marche?


Es un auténtico despilfarro de recursos, un tirar piedras contra nuestro tejado. La reducción drástica de gastos en I+D que hemos sufrido en nuestro país posiblemente la pagaremos durante mucho tiempo.

Fue elegida entre las Top 100 Mujeres Líderes en España en 2017, en la categoría de Pensadoras y Expertas, ¿qué significó para usted este reconocimiento?


Es un motivo de orgullo, pero también una responsabilidad porque ahora no puedo decir tonterías (es broma).

En la 16ª Edición de los Premios Profesor Barea ha sido miembro del Jurado, ¿cómo valoraría estos galardones en un año que, además, han sido presentados 114 proyectos?


Me ha impresionado la cantidad, pero sobre todo la calidad de los proyectos, he aprendido muchísimo leyéndolos. Hacen que me sienta orgullosa de mi país y esperanzada en su futuro. 

“Un buen gestor no solamente ha de ser un profesional formado en el campo ‘científico’ de la gestión de organizaciones y empresas, también ha de poseer y cultivar cualidades humanas y habilidades sociales imprescindibles: empatía, ecuanimidad y sentido de la justicia, prudencia, capacidad de liderazgo, visión a largo plazo, capacidades para organizar equipos...”


“En España, la prohibición total de fumar en lugares públicos de 2011 ha supuesto un antes y un después para el tabaquismo como problema de salud. Los impuestos son otras medidas muy eficaces para animar los cambios de comportamiento hacia lo saludable. En este sentido, hay un gran margen de mejora en los impuestos sobre alimentos obesogénicos, como el del azúcar añadido a las bebidas que se ha puesto en marcha en algunos países y en Cataluña”


“Los proyectos presentados a los premios de la Fundación Signo son un buen ejemplo de la riqueza que tenemos en este país. Muchos de ellos son realmente interesantes y prometedores. Es muy importante que se difundan y se den a conocer, para que unas organizaciones puedan ‘aprender en cabeza ajena’ de los éxitos y de los fracasos o errores de otras”


“El SNS español es el mayor logro social de la democracia, y lo hemos conseguido entre todos. Es un sistema solidario, de coste bajo y calidad alta. Nuestro cometido como ciudadanos, y el mío como economista de la salud, es poner esfuerzo y energía para que se consiga mantener en esos estándares”


“Es un auténtico despilfarro de recursos, un tirar piedras contra nuestro tejado. La reducción drástica de gastos en I+D que hemos sufrido en nuestro país posiblemente la pagaremos durante mucho tiempo”


En referencia a los proyectos presentados a la 16ª Edición de los Premios Profesor Barea 2018, afirma: “Me ha impresionado la cantidad, pero sobre todo la calidad de los proyectos, he aprendido muchísimo leyéndolos. Hacen que me sienta orgullosa de mi país y esperanzada en su futuro”